jueves, 25 de octubre de 2012


ABEJAS: PEQUEÑAS DADORA DE VIDA.

La agradable sensación que nos brinda ver una flor no la podríamos experimentar sin la existencia de pequeños animalitos que se encargan de llevar la vida de un lugar a otro. Seguramente en alguna ocasión hemos escuchado que si en el planeta la última abeja deja de existir sería el fin de la vida. Y lo anterior no es una oración descabellada, pues tiene algo de verdad.

Con la expansión de las plantas de flor, hace aproximadamente 125 millones de años, se dio paso a la evolución de un grupo de avispas esfécidas, que pasaron de cazar presas a recolectar néctar y polen como alimento. Es así como surgen las abejas, de hecho el fósil más antiguo conocido de una de ellas data de hace 100 mil años y está conservado en ámbar de Birmania.Actualmente, en el mundo existen aproximadamente 20 000 especies de abejas, todas ellas pertenecen a la familia de los Himenópteros, del griego himen que quiere decir membrana; son insectos de alas translúcidas y membranosas, como la avispa y la hormiga, viven en todas partes del mundo, salvo en las regiones donde el invierno es demasiado frío. A pesar de la numerosa cantidad de especies, las abejas que todos conocemos pertenecen a una sola especie Apis mellifera.. 
En México existen poco más de 1 800 especies con características y costumbres diferentes, los taxónomos las han dividido en varias familias; Apidae, Andrenidae, Colletidae, Halictidae, Megachilidae y Melittidae.


Estos insectos, tienen cuerpo peludo y céreo que se divide en tres partes: la cabeza, tórax y abdomen. La cabeza tiene dos juegos de ojos y unas antenas largas; cerca de la parte inferior de la cabeza se encuentran las mandíbulas, en esa zona se encuentra la probóscide, que es una trompa larga que sirve como lengua larga y como pajilla. El tórax es la parte media de la abeja donde se encuentran las alas y las patas, el abdomen es la parte trasera donde se encuentran los órganos internos como estómago, corazón, intestinos. En la parte trasera se encuentra el arma más famosa de las hembras: el aguijón.


Pueden clasificarse según sus estrategias de anidación, reproducción y comportamiento en: solitarias, sociales o cleptoparásitas. 

Las abejas solitarias son aquellas en las cuales una hembra construye un nido solitario, usualmente con varias celdas de cría, según la especie; pueden encontrarse en el suelo, en galerías dentro de troncos en descomposición o en agujeros dentro de la madera.

Las abejas cleptoparásitas en general tienen forma de vida solitaria, sin embargo hay algunas sociales. Las que son solitarias depositan sus huevos en los nidos de otras abejas para que sus larvas se alimenten del aprovisionamiento del nido hospedero.

Las abejas sociales, como Apis mellifera, viven formando colonias que pueden estar constituidas por alrededor de 40.000 individuos que se reparten de forma muy ordenada la comida y el trabajo. Existen grados de organización jerárquica:

-La reina: Es el personaje central de la colonia, la única hembra perfecta y fecunda. Se distingue del resto por su longitud, que es de 16 milímetros, y por las alas, que son muy cortas en relación al cuerpo. Posee aguijón, pero sólo lo utiliza para luchar contra otras reinas. 

La reina vive unos cinco años y continuamente es rodeada por su corte de abejas y alimentada siempre con jalea real.

-Las abejas obreras: Se desarrollan en celdas normales y forman la población más numerosa: 70.000 en primavera y unas 20.000 en invierno. Cumplen muchas funciones dependiendo de su edad: limpiadoras, nodrizas, damas de honor, ventiladoras, secretoras de cera, fabrican miel, dan calor al nido, retiran cuerpos extraños, vigilan la colmena, salen al campo a buscar néctar, polen y agua. Suelen moverse en un radio de acción de 3 kilómetros, siendo su velocidad media de 30-40 km/hora, llevando a cabo unos 40 vuelos diarios y visitando unas 400 flores de la misma especie. Al regresar reconocen su colmena por el color, su forma y su posición. Entre ellas se distinguen por el olor, pues cada colonia tiene el suyo característico.
Si una abeja recolectora descubre una fuente de alimento, al regresar a la colmena indica a sus compañeras dónde está situada y a qué distancia se encuentra. Para ello “baila”, describiendo una serie de círculos. La vida de las abejas es muy corta: las que nacen en primavera mueren a los 40 ó 50 días; por el contrario, las que nacen en otoño viven unos cinco meses, hasta que enlazan con sus nuevas compañeras, en la primavera siguiente. Su principal alimento es la miel.

-Los zánganos: Nacen de un huevo no fecundado y son machos. En cada colmena suele haber de 500 a 1.500. Cumplen una doble función: fecundar a la reina y proporcionar calor al nido de cría. 

En las temporadas en que florecen las plantas, las abejas recolectan y almacenan los alimentos que consumirán durante el invierno, ellas sobreviven por medio de néctar y polen. El néctar es un líquido dulce que producen las flores y es la materia prima en la fabricación de miel. El néctar y el polen son extraídos de las flores por las abejas. Las abejas obreras son capaces de transportar cargas de néctar más pesadas que su propio cuerpo. Para producir un gramo de miel se necesitan 75 viajes de la colmena a las flores. Y lo anterior, no sólo lo hacen para alimentarse o brindarnos miel, esta actividad tan cotidiana para las abejas representa para nuestro planeta una ayuda para mantener el equilibrio ecológico, el cual es tan importante para mantener la vida y evitar un caos en la naturaleza.

Las abejas al libar tienen un papel esencial en la polinización: la multiplicación de las especies florales y frutales; las cuales animales y humanos usamos para nuestra alimentación. ¿Pero qué es la polinización? La polinización se refiere al desplazamiento de polen desde la planta que lo produce a otra de su misma especie, con la finalidad de que esta última se fecunde y sea posible la producción de semillas y frutos. Es por esta razón que las abejas son tan importantes pues al ir de flor en flor van ayudando a que la vida siga.

Abeja libando
Las abejas son muy sensibles a la contaminación. Es esencial que el hombre respete su medio ambiente y mantenga las condiciones favorables para su desarrollo: evitando por ejemplo los tratamientos químicos nocivos sobre los cultivos frutales o la destrucción de los campos que habitan.Cómo puedes ver las abejas aunque se vean pequeñas hacen una labor enorme en el planeta al realizar la polinización. Quizá te puedan llegar a causas temor al recordar que poseen un arma llamada aguijón, sin embargo sólo lo usarán si las atacan o tienen miedo.
Si las llegas a ver en el BT  evita molestarlas o alterar sus panales , no les arrojes ningún objeto; respétalas.



Bibliografía: 
Ayala, R. 2004. Fauna de abejas silvestres (Hymenoptera: Apoidea). In: García-Aldrete, A.N. y Ayala, R. (eds.),
Artrópodos de Chamela. UNAM.México.pp 193-219.
Michener, C.D. 2007. The Bees of the World. 2a. ed. The Johns Hopkins University Press.992
Roubik, D.W. 2006.Stingless bee nesting biology.Apidologie. 37: 124-143.
Roubick D. 1989. Ecology and natural history of tropical bees.CambridgeUniversityPress.514p.


Fuentes electrónicas:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada